Blog de Neus Izaguirre

Evolució i Aprenentage personal.

Escrito por NeusIzaguirrePsicologa 19-02-2018 en Testimonios Pacientes. Comentarios (0)




"Vaig agafar la decisió de venir a fer terapia degut a trencar la meva relació de parella després de 14 anys. A part de no entendre el perquè els sentiments canvien amb el temps, la ruptura va ser força rocambolesca tenint per mig una infidelitat, una persona de la feina i els fills d’aquesta...

Tot plegat una situació que mai hagués pensat viure. Però la vida ens posa davant de les coses que hem encara d’aprendre, o al menys així ho penso jo.

Van ser molts mesos de feina per entendre moltes coses de les que havien passat, però tot començava pel coneixament d’un mateix i per tenir certs canvis d’actituts envers la vida. Vam començar treballant la paciencia que podía portar-me més tranquilitat en molts moments de la meva vida.

Potser el voler-ho treballar tant em va portar a passar-me de frenada i acabar acceptant situacions que no em convenien en absolut, i vam mirar d’anar-ho posant a lloc mica en mica.

Tot això anava passant mentre intentava desfer-me del sentiment d’enamorament que tenía per la persona de la feina i que tants mals moments em va feia passar ja que em deia unes coses però els seus actes eren uns altres...en definitiva, em trobava lligat emocionalment a aquella persona i no aconseguia separar-me’n. Estava en un bucle que hagués pogut durar anys... Per sort, amb tota l’ajuda profesional que em donaven al llarg de les diferents sessions, em van fer donar-me compte que les persones son totes diferents, i que fan coses per la personalitat que tenen i que depenía només de mi si volía seguir així o no. 

Una cosa tenía clarar: no era la manera en la que jo entenía l’amor i havia de reaccionar! Alguna cosa en el meu caràcter em va fer agafar forces (no sé d'on) per posar fil a l’agulla i agafar el bon camí per el meu profit mental.

En conclusió, vaig voler rebutjar tot el que em feia mal i que no m’aportava satisfacció en el meu dia a dia, per mica en mica tornar a ser feliç, tornar-me a trobar amb mí mateix.

Va ser llarg i en certs moments dolorós, però vaig desenvolupar un nou mecanisme i una nova filosofía de vida per el meu futur.

Bé, pensava que així era...i vaig iniciar una nova relació amb una nova persona, també de la feina.

Semblava que la manera d’entendre l’amor que tenía era molt similar a la meva, i que tot anava bé. Però un cop més hi havien coses en les que no pensavem igual, actituts i pensaments diferents i discutiem cada cop més. En aquest moment, durant la teràpia em vaig anar donant compte que en part discutiem perquè jo volia tenir raó en la meva manera de pensar i que l’altre persona tingués la mateixa i/o la veiés llógica, acceptant la meva manera/el meu pensament com a solució bona. Però vaig entendre que no es tracte de voler canviar a les persones, sino d’acceptar-les com son i sentir comeencaixem l’un amb l’altre d’una manera senzilla. Parlant i no discutint, mirant d’arribar a accords que convinguin a les dues parts sense imposar res, acceptant els defectes de l’altre sense que sigui un impediment per seguir fent un camí junts, en definitiva: Entendre’s, respectar-se i estimar-se!

Vaig haver de recordar un cop més que som diferents, que amb algunes persones ens podem entendre fins a certs nivells de relació però no en d’altres, i que la vida segueix. Que no hi ha cap pressa en trobar algú i que s’ha de provar sense patir, i si hi ha símptomes de que les coses no avancen com un voldria, es parlen i si no s’arriben a accords, el més fàcil és deixar-ho, i no discutir. Cadascú pel seu camí i bona sort!

Tot seguit la vida em va portar a haver-ho de posar en pràctica amb una nova persona, aquest cop de fora la feina (una lliçó més apresa). Un cop més, una persona diferent a mí, amb coses en comú però d’altres molt importants per cadascú de nosaltres molt diferents. En poc menys de 10 dies teniem unes discussions que ja anunciaven que la cosa no aniría bé. I vaig posar en práctica el que vaig aprendre previament, i vaig deixar-ho estar. No vaig seguir discutint, vaig anar passant de la persona, sent en tot moment educat i desapareixent mica en mica de la seva vida. 

Curiosament la vida ens ha portat a retrobar-nos aquest nadal a casa d’una amiga en comú. Em va escriure al dia següent que li feia il.lusió veure’m, i sent educat li vaig dir que a mi també m’en feia, encara que no fòs així. Em va proposar de fer un cafè un dia i li vaig contestar que cap problema i que ja trobariem un dia. Els dies van anar passant i no vam trobar el dia...tots dos teniem coses millors a fer segurament! Jo al menys segur, i no li vaig donar cap prioritat ja que em semblava una perdúa de temps mirar de quedar amb una persona que considerava que havia sigut força maleducada amb mí quan ens vam conèixer i l’atac rebut per la seva part al pensar diferent en algunes coses. Un cop més, vaig penssar que era algú de diferent a mi amb qui em podría entendre per una amistat només. Però va ser tan curta la nostre relació que s’ha quedat en coneguda i poc més. Personalment no hi tinc res a fer amb aquesta persona ara mateix i el meu temps el vull dedicar a gent i coses que jo consideri que valen la pena.

Tot això em va portar a seguir amb la meva vida, les amistats sanes, la feina, les meves aficions i els viatges laborals. Recordo especialment el viatge a India, on confirmava que em conec bé a mi mateix per les situacions que anava a viure. Vaig decidir que seguiria coneixent noves persones a través de les aplicacions per lligar que existeixen actualment per veure si en trobava alguna amb qui em pogués entendre. I amb els dies, va aparèixer una nova persona a la meva vida. Vam començar a quedar, i enseguida semblava que tots dos teniem ganes d’iniciar una relació. Compartim aficions comunes, ens anem descobrint l’un al altre sense jutjar-nos per el nostre passat, ens acceptem i respectem sense intentar o voler fer canviar a l’altre, coincidim en voler estar junts però tenint el nostre espai, trobem activitats noves a fer conjuntament i sembla que de moment les coses avancen sense pressa, però bé. No es pot cantar victória encara, ni molt menys. Tot estar per fer encara, ja que hem de seguir coneixent-nos en moltes altres facetes i situacions del dia a dia. I el més important, recordar també que una relació és com un globus volant al aire que hem de protegir i cuidar per part del dos cada un dels nostres dies.

Paciencia, respecte, diáleg, aprendre a llegir i a deixar anar situacions i sentiments que no em convinguin per tal de trobar la meva felicitat són les coses que resaltaria del meu aprenantatge al llarg d’aquests anys de teràpia. No voler fer canviar les persones, i acostar-me a les que siguin interessants per a mi i que no em facin patir, seria la filosofía que segueixo actualment.

Veurem on em portar la vida, però mirant enrrera tot i que vaig patir molt al llarg d’aquests anys, veient com ha acabat tot, estic content d’haver passat per tot el què vaig passar. Sento que hi ha hagut una evolució força important, a millor, en la meva persona. Estic content d’haver coincidit amb una profesional que ha fet una gran feina i que m’ha donat les eines necessaries per a poder fer aquesta evolució personal.

Neus, sempre t’estaré molt agraït per tota l’ajuda que m’has donat i sempre et tindré present en els meus pensaments. Sense tu, no sé com hagués acabat tot això. Ha sigut dur, llarg, i en moments molt pesat i difícil de portar tot plegat, però crec poder dir que me'n he sortit.

Per descomptat que en cas que ho tornés a necessitar, tornaría a venir a tu. No per rès he donat sempre molt bones referencies teves a tothom. Et desitjo que la vida també et somrigui a tots els nivells, però sobretot en salut, familía i feina. Un cop més, moltíssimes gràcies per tot! :) "

S.

www.neusizaguirre.com

http://www.neusizaguirre.com/terapia_individual.html




Carta a mi Voz

Escrito por NeusIzaguirrePsicologa 25-01-2018 en Testimonios Pacientes. Comentarios (0)





"A mi voz, la que sabe:

Llevas conviviendo conmigo mucho más de lo que yo pensaba y has sido un gran apoyo cuando era más pequeña, como una guía, un padre/madre o una amiga. Quien más me ha escuchado y más me ha empujado a hacer las cosas bien y a sacar mi potencial. Quien me ha reñido y me ha aplaudido. Fuiste realmente buena y necesaria para mí y por ello te doy las gracias.

Ahora bien, creo que ya soy mayor y que he aprendido lo suficiente para poder seguir yo sola, ya no te siento como una ayuda sino como un peso y un reproche constante que no puedo aguantar. Por eso creo, que es mejor que te vayas, porque ya cumpliste tu función y muy bien, pero ahora estas suponiendo todo lo contrario.

He decidido dejarte ir porque tengo la tranquilidad de que ahora sabré hacer yo sola el camino y aunque en parte, te voy a echar de menos, pero no puedo volver a dejarte entrar…

Has sido como los manguitos que me hacían flotar en la piscina, cumplías tu función y de maravilla, nos llevábamos bien. Pero ahora necesito nadar, ya no solo floto y has pasado a ser un estorbo.

Por eso, ante todo te agradezco haberme ayudado a flotar todos estos años, pero ha llegado el momento de quitarme los manguitos y aprender a nadar yo sola sin miedo a hundirme.

Agradecida,

Adiós para siempre. "

R.



www.neusizaguirre.com

http://www.neusizaguirre.com/terapia_individual.


Nuevo comienzo

Escrito por NeusIzaguirrePsicologa 24-10-2017 en Grupo de Crianza. Comentarios (0)



Ayer volvimos a emprender otro nuevo curso y el grupor de Círculo de Padres.

Nos pudimos ver, escuchar  y reflexionar como cada madre/padre nos sentíamos en el presente con nuestro rol paterno. 

Pudimos mirar atrás y proyectarnos en el futuro con objetivos. 

Observando como los hijos  también van avanzando conjuntamente con las familias. Entre todos, en el Círculo de Padres hacemos equipo de comprensión en esta gran tarea de la paternidad, donde como decía ayer una madre; "el trabajo de ser madre es el trabajo más juzgado por todo el mundo, donde todos lo saben hacer mejor que tu" .



http://www.neusizaguirre.com/terapia_padres.html

www.neusizaguirre.com



Testimonio N. G. " Descubriendo mis miedos"

Escrito por NeusIzaguirrePsicologa 19-07-2017 en Testimonios Pacientes. Comentarios (0)


".Empecé la terapia hace casi año y medio. La empecé porque aún no había conseguido asumir tranquilamente mi maternidad, me daba cuenta que estaba refunfuñona y negativa, que no conseguía disfrutar de nada ni que nada estuviera bien...y no me sentía a gusto en esa situación, no me aguantaba ni yo!! Javier siempre me ha dicho que era una sensación mía, que desde fuera no se me veía así pero, lo cierto, es que ha notado el cambio. Habían muchas cosas que me afectaban en aquel momento. No me sentía segura en mi papel de madre, ni en el trabajo, ni como pareja. La relación con mis padres me pesaba.


Poco a poco he ido descubriendo muchas cosas y no sé si sabré situarlas por orden en el tiempo. He descubierto puntales muy marcados en mi carácter y manera de vivir las cosas, que hacían que me angustiara o estresara de más, y he descubierto que es muy importante la manera en la que vives las cosas, la forma en la que te enfrentas a tu día a día.


Echando la vista atrás creo que en mi carácter está fijarme más en lo negativo de las cosas que en lo positivo (por ejemplo, el miércoles tuve una reunión en el cole nuevo de Marc que me partía toda la mañana. Al principio, me cagué en todo porque menuda hora de poner la reunión y bla bla bla. Y en esa actitud estaba hasta que me di cuenta que ese dichoso horario me permitía llevar a Marc a la guarde y me hacía mucha ilusión porque no lo puedo hacer nunca!!) Esa actitud de fijarme primero en lo malo aún persiste (no sé si cambiará con la práctica, como dice Neus, o es algo que llevo de serie y tengo que aceptar pero ahora soy capaz de no enrocarme ahí y relativizar las cosas o buscarles un lado bueno. Creo que es muy muy importante haber tomado consciencia de eso).

Esa tendencia negativa de la que hablo hace que focalice mi atención crítica en diferentes puntos. Es decir, parece que cuando deja de preocuparme una cosa pasa a preocuparme otra. De esto he tomado consciencia hace poco y creo que también es importante porque cuando me molesta algo soy capaz de pararme y pensar "es realmente importante o es fruto de esta tendencia tuya?" Y eso hace que el asunto, sea el que sea no me irrite tanto.


Otra característica muy marcada de mi personalidad es el miedo a equivocarme o a no saber hacer y eso me crea muchos nervios. Ese miedo imperaba a sus anchas y afectaba de base a todos los terrenos: pareja, familia, vida social y laboral. Cuando aparece, aún me da un poco de rabia que aparezca, pero verbalizo que estoy nerviosa por esa situación, también me digo a mi misma que estoy aprendiendo a hacer cosas (como conducir) y que es cosa de práctica y que si fallo tampoco pasa tanto, que al final lo que me he propuesto hacer lo he conseguido y todos estos pensamientos hacen que me relaje un poco. El darme cuenta de que a causa de ese miedo a equivocarme estaba continuamente replanteándome y analizando si me había equivocado o no tomando las decisiones importantes de mi vida también ha sido para mi un gran progreso.


Creo que estas cosas que he enumerado las llevaba de base y cuando me puse de parto de Marc, de repente, camino del hospital la losa de la responsabilidad me cayó encima. El miedo a equivocarme con mi hijo, a no saber hacerlo bien, a no saber conectar con él o a tener una relación parecida a la que yo tengo con mis padres se instauró y no me dejaba disfrutar de la experiencia porque continuamente estaba analizando y cuestionando lo que hacía. Ese miedo a equivocarme me hizo volverme aún más exigente con todo, conmigo, con el trabajo que hacía, con mi papel como madre y me pesaba demasiado, tanto que me asfixiaba y hacía cosas no porque me apeteciera sino por miedo a... Como salir con mis amigas, querer mantener la misma vida que hasta entonces y, cuando lo hacía, tampoco me sentía a gusto.


Y así me pasé año y medio, ahogándome en esa exigencia. El detonante para ir a ver a Neus fue que Javier me regaló un viaje a París y ni eso me hizo ilusión, con lo que me gusta viajar!!!! Ya llevaba tiempo sin sentirme bien y eso me hizo ver que no quería seguir así!!!!!


Cuando empecé la terapia, los puntos que más trataba era la relación con mis padres ( supongo que intentaba encontrar la raíz de todos mis males, incluso algo oscuro que diera explicación a todo), el trabajo, en el que me sentía súper responsable de todo y Marc y mi miedo a ejercer mal de madre.


Creo que lo primero que conseguí cambiar fue mi actitud en el trabajo. Antes si me pedían que hiciera algo asumía que debía llegar a eso. No me planteaba que todo lo que pedían pudiera ser demasiado sino que yo no era suficientemente capaz de llegar a todo. Ese miedo a no ser capaz hacía que me colapsara mentalmente. De tanto pensar en todo lo que tenía que hacer ya me angustiaba y ese miedo me hacía menos resolutiva. Así que, como digo, creo que el primer logro fue aceptar que a veces la gente pide demasiado y que hay que saber decir que no llegas. Empecé a decirle a mi jefe que no llegaba y que fuera marcando prioridades. Ese paso conllevó que si no llegaba a todo no era yo la responsable de dar solución a eso porque no es mi empresa. También me di cuenta de que esa exigencia era auto impuesta, que nadie me estaba pidiendo que asumiera lo que estaba asumiendo. Aceptar que mi responsabilidad es avisar de las cosas y no buscar soluciones a todo me ha ayudado. El hacerme un planning del día, que muchas veces no se puede cumplir por circunstancias y no machacarme porque no se ha llegado a eso que, a lo mejor era demasiado ambicioso, me ha ayudado. El ir cogiendo más experiencia con el trabajo que realizo o que me hayan puesto ayuda también. Aceptar más tranquilamente los fallos de los demás aceptando que todo el mundo tiene sus limitaciones, cada uno las suyas, y que eso no significa que no estén implicados. Plantarme y proponer que las horas de más se tienen que compensar de alguna forma para no sentir que me están tomando el pelo... Asumir cuando me equivoco en algo que es humano, no que yo soy un desastre y que no valgo o que debería fijarme más... Es decir, no estar con el látigo continuamente. Todo eso me ha ayudado y estoy muchísimo más relajada en el trabajo y eso me permite ser capaz de fijarme más en cosas que el estrés de la auto exigencia no me permitía.


Como madre realmente me ayudó el libro que me recomendó Neus pero luego seguiré con eso. El primer pasito fue plantearme que si se me pasaba algo no era fruto de la despreocupación. Es decir, me preocupaba mucho que a Marc le pudiera pasar algo, desde el punto de vista de la salud, que tuviera algún trastorno o enfermedad que yo no fuera capaz de detectar y eso me hacía estar demasiado alerta a todos los detalles. Que fuera intolerante a la proteína de la leche y que tuviera plagiocefália no me ayudó porque aún me acentuó más eso. Poco a poco el ver que se está desarrollando normalmente me ha ayudado a calmarme en eso. Me preocupa no conectar con él y tener una relación con él como la que yo tengo con mis padres. Hay cosas que son inevitables, si tengo que tener una relación así la tendré y ya me enfrentaré a eso pero yo voy a hacer todo lo posible porque esa relación no sea así y creo que tampoco actúo igual que mis padres. 


Con Marc, al principio, tenía miedo de todo: de ser demasiado dura, de ser demasiado permisiva, de que no se lo pasara bien conmigo, de que no fuera un niño malcriado, y todo eso me iba pesando y no conseguía sentir y me creaba una tensión que, cuando las cosas no salían como yo esperaba me creaban frustración y agresividad. No me gustaba sentir esa rabia dentro y no me gustaba que Marc la pudiera sentir o un día no la pudiera contener. 
Pensar que no hay que conseguir todo en un día, tener paciencia para entender que él está aprendiendo y que necesita tiempo, tener paciencia conmigo para mejorar las cosas que creo que se podrían mejorar y entender que para mi también es un aprendizaje, intentar no auto cuestionarme  siempre, hace que esté más calmada. Pensar que las cosas que puede hacer mal Marc forman parte de su proceso de aprendizaje y no pensar que es producto de mi no saber hacer, hace que poco a poco pueda ir sintiendo más. 


Muchas veces he pensado que no servía para ser madre, que quien me había mandado a mi meterme en esto!! Ahora veo que no ha sido una mala decisión en mi vida, que ese pensamiento es fruto de mi auto exigencia. Realmente estoy contenta de tener a mi hijo y eso me está permitiendo conocer cosas de la vida y conocer cosas de mi misma que no sabía hasta ahora. Es como haber aprendido que siempre se está aprendiendo y que eso, muchas veces me causará inquietud o inseguridad y que no pasa nada por sentirlo.


A nivel de pareja me afectaban principalmente dos cosas. Una era el idealismo en cuanto al amor. El no sentir con la fuerza que se muestra en las películas me hacía pensar si realmente había encontrado el amor o me estaba conformando. El no haber vivido en mi vida gestos grandilocuentes, de película, y echar de menos el vivir algo tan potente. Y el miedo a equivocarme, el miedo a darme cuenta que me he conformado. He aprendido varias cosas también al respecto: que a lo mejor no siento con la fuerza que muestran en las películas por dos motivos, uno es que es que el amor que se muestra es un idealismo y otra que mi forma de ser, más racional, tampoco me permite vivirlo así, porque para vivir algo así no hay que poner freno a las emociones, para lo bueno y para lo malo; como no me gusta la parte negativa pongo freno a ese flujo emocional libre. Y, releyendo el libro "pura vida" me di cuenta que esos amores tampoco son tan ideales y que no me gustaría vivir algo que a la vez te destruye. 

Cuando las cosas no salían en mi vida acorde a esos ideales que tenía en mi cabeza me planteaba si me había equivocado en mi vida escogiendo pareja y me daba miedo el error en si, el darme cuenta de que me había equivocado. Ser consciente de eso, darme cuenta de que cuando algo no sale acorde a mis ensoñaciones no significa que me he equivocado en las elecciones de mi vida, me ha ayudado muchísimo. Porque me he dado cuenta de que no me he equivocado escogiendo el amor sino que tengo una relación que necesita trabajo y consenso. Que muchas de las cosas que pasan son fruto de los miedos de cada uno. La crisis que tuve con Javier no fue una vivencia agradable para mi pero me ha permitido conocer más profundamente a mi pareja, hacernos más humanos y eso me ha gustado mucho. Las relaciones pueden ir bien o mal, puedes tener crisis y con trabajo y buena voluntad solucionar los problemas o puede que al final esos problemas no se solucionen pero eso no significa que ese amor no haya sido real.


Darme cuenta de que lo que más afectaba a mi relación era el miedo a haberme equivocado y sentir que no es así y el consejo de Neus de buscar soluciones y acuerdos a las discrepancias ha hecho que todo vuelva a la normalidad y me sienta satisfecha en el terreno amoroso, que me vuelva a sentir afortunada de compartir mi vida con Javier.


En lo social me daba miedo el sentirme excluida o no aceptada, que no gustaba. Eso me hacía volver la vista hacia mis defectos, buscar motivos en mi de por qué no encajaba, porque no me era más fácil tener una conversación fluida, cuando surgía un conflicto revisar mil veces mis actitudes. El darme cuenta de que todo no depende de mi, de que cuando una relación con alguien que acabo no fluye no es sólo por mi y mis defectos sino que puede ser que la otra persona tenga los mismos miedos que yo, separarlo de "mi", me ha ayudado a vivir esas situaciones de una forma más relajada y sin tanto desgaste emocional para mi. También el pensar que, como me dijo Neus, la función de la gente no es acogerme y facilitarme a mi la integración porque cada uno lleva su mochila y habrá a gente que no le cueste hacerlo y a otros que sí, como a mi.


Creo que en este tiempo he hecho un gran camino y, aunque no me ha sido fácil emocionalmente, estoy contenta de haberlo recorrido y de las cosas que he aprendido de mi. Ese miedo tan enorme a todo sigue apareciendo muchas veces en mi día a día pero ahora soy capaz de no perderme en él, de ponerle freno y de aceptar que yo soy así. Me gustaría no ser tan miedosa pero he aceptado que lo soy pero que también soy capaz de superar esos miedos.

Neus, no sé si me dejo algo importante en el tintero... Pero estoy muy agradecida de que me hayas acompañado en este camino."          

                                                                                                                                  N.G.

www.neusizaguirre.com

http://www.neusizaguirre.com/terapia_individual.html




El miedo en la infancia.

Escrito por NeusIzaguirrePsicologa 17-05-2017 en Padres e hijos. Comentarios (0)


La emoción de miedo se tiene cuando uno ve algo de sí mismo en amenaza o riesgo. Puede ser real o en fantasía.

El miedo tiene la función de prevenir, crear protección frente a los peligros. Nos prepara el cuerpo, nos pone en estado de alerta para sobrevivir. Activa el cuerpo para huir.

Lo instintivo del sentir miedo es la evitación. En algunas ocasiones se pasa del miedo a la rabia. El miedo hace huir, pero la rabia atacar.

Vivir implica ciertos riesgos, usar el miedo para la alerta y desarrollar recursos personales y no para paralizar.

Primera infancia.-(0-2 años)

 Según algunos autores, los bebés no comienzan a manifestar el sentimiento de miedo antes de los seis meses de vida. Es a partir de esa edad cuando empiezan a experimentar miedos a las alturas, a los extraños. Estos tres tipos de miedo se consideran programados genéticamente y de un alto valor adaptativo. De hecho su presencia denota un cierto grado de madurez en el bebé. A esta edad también surge la ansiedad de separación de la figura de apego. Entre el año y los dos años y medio se intensifica el miedo a la separación de los padres.

Etapa preescolar (2,5-5 años).-

Se inicia una evolución de los miedos infantiles. En esta edad dejan la relación simbiótica con los padres y empiezan a darse cuenta de su individualidad.  Este proceso de independencia les crea sentimientos ambivalentes; satisfacción por mover por ellos mismos y enfado e impotencia cuando no lo consiguen. Esta impotencia les crea la necesidad de reafirmarse y demostrarse que pueden.

Se mantienen los de la etapa anterior (extraños, ruidos, etc.) pero van incrementándose los posibles estímulos potencialmente capaces de generar miedo. Ello va en paralelo al desarrollo cognitivo del niño. Ahora pueden entrar el mundo imaginario, entran en escenas en escena los estímulos imaginarios, los monstruos, la oscuridad, los fantasmas, o algún personaje del cine. La mayoría de los miedos a los animales empiezan a desarrollarse en esta etapa y pueden perdurar hasta la edad adulta. durante los primeros años, el niño aún no distingue claramente lo real de lo imaginario, por ello puede creer sin dificultad en la aparición de criaturas imaginarias, ogros, brujas animales fantásticos o lejanos (Méndez, 2000), a pesar de que los padres traten de razonar con él y nieguen reiteradamente tal posibilidad.

El miedo a la oscuridad presenta un patrón de relación con la edad menos consistente, lo cual puede significar que es un miedo más condicionado ambientalmente.

De 6 a 11 años.-

El niño alcanza la capacidad de diferenciar las representaciones internas de la realidad objetiva. Los miedos serán ahora más realistas y específicos, desapareciendo los temores a seres imaginarios o del mundo fantástico.Toma el relevo como temores más significativos el daño físico (accidentes) o los médicos (heridas, sangre, inyecciones).

Puede también presentarse, dependiendo de las circunstancias, temor hacia el fracaso escolar, temores a la crítica y miedos diversos en la relación con sus iguales (miedo hacia algún compañero en especial que puede mostrarse amenazador o agresivo).

El miedo a la separación o divorcio de los padres estaría ahora presente en aquellos casos en el que el niño perciba un ambiente hostil o inestable entre los progenitores.

Pre adolescencia.- Adolescencia

La adolescencia es una etapa de "ruptura" con la barrera protectora familiar y la necesidad de búsqueda de la propia identidad

Se reducen significativamente los miedos a animales y a estímulos concretos para ir dando paso a preocupaciones más abstractas; derivadas de la crítica, el fracaso, el rechazo por parte de sus iguales (compañeros de clase), o a amenazas por parte de otros niños de su edad y que ahora son valoradas con mayor preocupación, rendimiento académico, reconocimiento. Suelen también aparecer los miedos derivados del cambio de la propia imagen que al final de esta etapa empiezan a surgir.

Es importante entender que el miedo al igual que el resto de emociones van a estar presentes y por lo tantp, vamos a tener que convivir con ellas durante toda nuestra vida. De ese modo, se vuelve necesario crear un desarrollo de herramientas para su buena gestión, iniciando ya desde bien pequeño. 


http://www.neusizaguirre.com/terapia_de_familia.html

www.neusizaguirre.com